viernes, 12 de febrero de 2010

Si pudiera

"Si pudiera ser esa ola prisionera de la espuma, salpicar de sal tu


pensamiento, tu ternura,


Pobre de mí que no soy el mar que buscas tantas veces,


quien pudiera ser la naturaleza que te moja y te estremece,






Si pudiera ser esa música que alienta tu osadía,


pájaro cantor que susurre la nostalgia de estos días,


pobre de mí que no soy la melodía de las aves,


quien pudiera ser la naturaleza que te arrulla y que te invade,






Si pudiera ser luna llena para el cielo de tus sueños,


si pudiera ser el sol para iluminarte el peso de la prisa,


pobre de mí que no soy ni sol ni luna en tu universo,


quien pudiera ser la naturaleza que te aguarda en cada verso,






pobre de mí que no soy ni luz ni mar ni melodía quien pudiera ser la


naturaleza toda tuya en este día,


pobre de mi que no soy ni mar ni luz en este día.
                                                                       Liuva Maria

Cupido

No te nombro...

Mi semanario. No creas que el amor no tocará a tus puertas este 2010. Tus reporteros.

El 14 de febrero de 2010 llegó cargado de grafitos en el semanario La Demajagua, de la sur oriental provincia cubana de Granma. Aquí mostramos algunos muy curiosos.











Pequetita. Desde que tienes un guardián de la piedra no te puedo regalar ni una sonrisa. Tu antiguo guardespaldas.


Mi presidente. Desde que te vi me enamoré de ti y no se por que. Tu afiliada.


Ily. En tus ojos bonitos leo mi suerte. Tu oftalmólogo.


Martica Q. El universo gira, el planeta tierra se mueve; pero la sonrisa sigue en tu rostro. Tu astrónomo.


Martica. Quisiera ser tu delantal para estar amarrado de tu cintura. Tu cocinero.


Fombe. Tu con tus curvas y yo sin freno, hasta los amarillos no paro. Tu inspectora.


Palacios. Eres como la fotografía, te revelas en la oscuridad. Tu química.


Vilmita. Cosita, necesito llave para mi candado. Tu cerrajero.


Leslie. ¿Qué hace una estrella volando tan bajito? Tu planetario.


Oda. Amarte es un poema, quererte una verdad. Tu incondicional sospechoso.


Mi silencioso. Quisiera saber si gritas en algún momento. Tu eco.


Frometa. Que avanzada esta la ciencia que hasta los bombones caminan. Tu chupa chupa.


Evaristo. Los paisajes y las esquinas, los horizontes y las catedrales se me confunden en la geografía de tu cuerpo. Tu arquitecta.


Zeide. ¿De qué juguetería te escapaste? Tu niño perdido.




jueves, 11 de febrero de 2010

Si la vida...

Los mejores amigos del mundo

No olvides mirar por tu ventana

QUEDA PROHIBIDO

Queda prohibido llorar sin aprender,


levantarte un día sin saber que hacer,


tener miedo a tus recuerdos.






Queda prohibido no sonreír a los problemas,


no luchar por lo que quieres,


abandonarlo todo por miedo,


no convertir en realidad tus sueños.






Queda prohibido no demostrar tu amor,


hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.






Queda prohibido dejar a tus amigos,


no intentar comprender lo que vivieron juntos,


llamarles sólo cuando los necesitas.






Queda prohibido no ser tú ante la gente,


fingir ante las personas que no te importan,


hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,


olvidar a toda la gente que te quiere.






Queda prohibido no hacer las cosas por tí mismo,


tener miedo a la vida y a sus compromisos,


no vivir cada día como si fuera un último suspiro.






Queda prohibido echar a alguien de menos sin


alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,


todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,


olvidar su pasado y pagarlo con su presente.






Queda prohibido no intentar comprender a las personas,


pensar que sus vidas valen más que la tuya,


no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.






Queda prohibido no crear tu historia,


no tener un momento para la gente que te necesita,


no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.






Queda prohibido no buscar tu felicidad,


no vivir tu vida con una actitud positiva,


no pensar en que podemos ser mejores,


no sentir que sin tí este mundo no sería igual.


              Pablo Neruda.
 

ME GUSTAS CUANDO CALLAS

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,


y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.


Parece que los ojos se te hubieran volado


y parece que un beso te cerrara la boca.






Como todas las cosas están llenas de mi alma,


emerges de las cosas, llena del alma mía.


Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,


y te pareces a la palabra melancolía.






Me gustas cuando callas y estás como distante.


Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.


Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:


déjame que me calle con el silencio tuyo.






Déjame que te hable también con tu silencio


claro como una lámpara, simple como un anillo.


Eres como la noche, callada y constelada.


Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.






Me gustas cuando callas porque estás como ausente.


Distante y dolorosa como si hubieras muerto.


Una palabra entonces, una sonrisa bastan.


Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.


                                         Pablo Neruda.
 
 
 

HE DE AMOLDARME A TI






He de amoldarme a ti


como el río a su cauce,


como el mar a su playa,


como la espada a su vaina.


He de correr en ti,


he de cantar en ti,


he de guardarme en ti ya para siempre.


Fuera de ti ha de sobrarme el mundo,


como le sobra al río el aire,


al mar la tierra,


a la espada la mesa del


Dentro de ti no ha de faltarme


blandura de limo para mi corriente,


perfil de viento para mis olas,


ceñidura y reposo para mi acero.


Dentro de ti está todo;


fuera de ti no hay nada.


Todo lo que eres tú está en su puesto;


todo lo que no seas tú me ha de ser vano.


En ti quepo,


estoy hecha a tu medida;


pero si fuera en mí donde algo falta,


me crezco...


Si fuera en mí donde algo sobra,


lo corto.
                 Dulce María Loynaz.


 
 

miércoles, 10 de febrero de 2010

viernes, 5 de febrero de 2010

Estar Enamorado




Estar enamorado, amigos,

es encontrar el nombre justo de la vida.






Es dar al fin con la palabra


que para hacer frente a la muerte se precisa.






Es recobrar la llave oculta


que abre la cárcel en que el alma está cautiva.






Es levantarse de la tierra


con una fuerza que reclama desde arriba.






Es respirar el ancho viento


que por encima de la carne se respira.





Es contemplar desde la cumbre


de la persona la razón de las heridas.




Es advertir en unos ojos


una mirada verdadera que nos mira.






Es escuchar en una boca

la propia voz profunda­mente repetida.




Es sorprender en unas manos

ese calor de la perfecta compañía.






Es sospechar que, para siempre,


la soledad de nuestra sombra está vencida.






Estar enamorado, amigos,


es descubrir dónde se juntan cuerpo y alma.






Es percibir en el desierto


a cristalina voz de un río que nos llama.






Es ver el mar desde la torre


donde ha quedado prisionera nuestra infancia.






Es apoyar los ojos tristes


en un paisaje de cigüeñas y campanas.






Es ocupar un territorio


donde conviven los perfumes y las armas.






Es dar la ley a cada rosa


y al mismo tiempo recibirla de su espada.






Es confundir el sentimiento


con una hoguera que del pecho se levanta.






Es gobernar la luz del fuego


y al mismo tiempo ser esclavo de la llama.






Es entender la pensativa


conversación del cora­zón y la distancia.






Es encontrar el derrotero


que lleva al reino de la música sin tasa.






Estar enamorado, amigos,


es adueñarse de las noches y los días.






Es olvidar entre los dedos


emocionados la cabeza distraída.






Es recordar a Garcilaso


cuando se siente la can­ción de una herrería.






Es ir leyendo lo que escriben


en el espacio las primeras golondrinas.






Es ver la estrella de la tarde


por la ventana de una casa campesina.






Es contemplar un tren que pasa


por la montaña con las luces encendidas.






Es comprender perfectamente


que no hay fron­teras entre el sueño y la vigilia.






Es ignorar en qué consiste


la diferencia entre la pena y la alegría.






Es escuchar a medianoche


la vagabunda confe­sión de la llovizna.






Es divisar en las tinieblas


del corazón una pe­queña lucecita.






Estar enamorado, amigos,


es padecer espacio y tiempo con dulzura.






Es despertarse una mañana


con el secreto de las flores y las frutas.






Es libertarse de sí mismo


y estar unido con las otras criaturas.






Es no saber si son ajenas


o si son propias las lejanas amarguras.






Es remontar hasta la fuente


las aguas turbias del torrente de la angustia.






Es compartirla luz del mundo


y al mismo tiempo compartir su noche obscura.






Es asombrarse y alegrarse


de que la luna todavía sea luna.






Es comprobar en cuerpo y alma


que la tarea de ser hombre es menos dura.






Es empezar a decir siempre


y en adelante no volver a decir nunca.




Y es además, amigos míos,

estar seguro de tener las manos puras.








Mi primera carta de Amor

Ángel mío:



Estoy aquí....frente a ti, contigo.


Podría decirte cuánto de grande, bueno y emocionante tienes para mí.


Podría alcanzar tus oídos y en voz queda y sincera darte las gracias más sentidas de mi corazón por hacerme ver que siempre se puede querer más, que nunca es la última vez para entregarlo todo, para desdoblarse en acciones y sentimientos por personas especiales como tú.


Podría, con la fidelidad de mis pupilas y la eternidad de mi cariño, abrazarte, refugiarme en tus brazos y amarte una y otra vez con la desbordadote pasión que vive en mi alma por ti…pero tengo que venir aquí, a la hoja en blanco, a las palabras en molde del ordenador a dejar esta hilera de pensamientos para que ni el mismísimo olvido, ni la mismísima muerte apaguen mis afectos por ti y enmudezcan este cariño que te profeso, esta ilusión incalculable que has podado en mi alma.


Podría hablarte de tantas cosas...de las veces que surcas fugaz mi pensamiento y de las otras en que te enseñoreas ante todo lo vanal y lo superfluo; de las sensaciones que aún sin tocarte he logrado sentir; de mis noches de insomnio; de las ocasiones en que he añorado una noche que pasar a tu lado para conocer a qué saben estas ganas de ti, esta necesidad de tus besos, esos imaginarios que te doy tras cada despedida; esos que desconozco.


Podría hablar de las veces que sonrío por las calles; como si el hecho de verte por cualquier parte de mi ciudad no fuera una ilusión, sino una realidad misma-tan objetiva y clara como los sentimientos que despiertas en mí.


Podría hablar de muchas cosas: de las veces que te repito en el sexo; de tantas imágenes y gestos nuestros que aún sin haber sido resultan ya tan familiares … Podría hablar de cuánto quisiera pasar a tu lado; de mi disposición de darte todo hasta quedarme sin nada, a riesgo de dejar de ser yo y ser tu propia sombra, o yo, proyectada en cada uno de tus pasos; de mi intensión secreta de eternizar tu sonrisa, esa que espero robar una y otra vez sin que te des cuenta.


Podría hablar de tantas cosas…pero ¿sabes? Serían solo palabras y tengo más que palabras y sueños para ti.
                             Anaisis Hidalgo Rodríguez


Historia de San Valentín




Los enamorados tienen un día en nuestro calendario para demostrar o reafirmar su amor mediante regalos, dedicatorias o poemas pero ¿por qué el 14 de febrero? ¿Quieres conocer la leyenda de San Valentín y de dónde procede esta celebración?



Existen diversas teorías que otorgan a esta fecha el origen del Día de los Enamorados. En los países nórdicos es durante estas fechas cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este periodo se vea como un símbolo de amor y de creación.




Hace siglos, fue tradicional en Inglaterra la "fiesta de los valentinus", donde se elegían a hombres y a mujeres para que formaran pareja. Muchas de estas parejas se convertían en marido y mujer y conseguían la felicidad de pareja que se espera encontrar y consolidar el Día de San Valentín.



Otras fuentes centran el origen de la historia de San Valentín en la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido. En este período también se prohibía el matrimonio entre los soldados ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias.


Es en estas circunstancias cuando surge la figura de San Valentín, un sacerdote cristiano que ante tal injusticia decide casar a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de los ojos romanos.





Valentín adquiere por proteger a los enamorados y auspiciar bodas secretas gran prestigio en toda la ciudad y es llamado por el emperador Claudio II para conocerle. El sacerdote aprovecha aquella visita para hacer propaganda de la religión cristiana y convencer al emperador para que siga los pasos de Jesús.






Aunque en un principio Claudio II se sintió atraído por aquella religión que los mismos romanos perseguían, los soldados y el propio Gobernador de Roma le obligaron a desistir y organizaron una campaña en contra de Valentín. El emperador romano cambió de opinión y ordenó al gobernador de Roma que procesara al sacerdote.






La misión de condenar al sacerdote la tuvo que llevar acabo el lugarteniente, Asterius. Éste, cuando estuvo delante del sacerdote, se burló de la religión cristiana y quiso poner a prueba a Valentín.




Le preguntó si sería capaz de devolver la vista a una de sus hijas que era ciega de nacimiento. El sacerdote aceptó y en nombre del Señor obró el milagro. El lugarteniente y toda su familia se convirtieron al cristianismo pero no pudieron librar a Valentín de su martirio. San Valentín fue ejecutado un 14 de febrero.





Mientras estuvo encerrado, su carcelero le pidió que diera clases a su hija Julia, a base de lecciones y horas juntos, Valentín se enamoró de la muchacha. La víspera de su ejecución, envió una nota de despedida a la chica en la que firmó con las palabras "de tu Valentín", de ahí el origen de las cartas de amor y poemas que se envían los enamorados en la actualidad y de la expresión de despedida "From Your Valentine"; conocida en todo el mundo adjunta en miles de postales de San Valentín.










La historia de San Valentín hubiera quedado ahí si no fuera porque dos siglos más tarde la Iglesia católica la recuperó. Por aquel entonces era tradición entre los adolescentes practicar una curiosa fiesta pagana derivada de los ritos en honor del dios Lupercus, dios de la fertilidad que se celebraba el día 15 de febrero.






Era un sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión durante un año. La Santa Sede quiso acabar con esta celebración pagana y canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados.






El cuerpo de San Valentín se conserva actualmente en la Basílica de su mismo nombre que está situada en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en este templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.






Sea como fuese, San Valentín se ha convertido en el patrón de todos los enamorados y de todas aquellas personas que quieren tener una pareja.

lunes, 1 de febrero de 2010

Mi táctica es



mirarte


aprender como sos


quererte como sos


mi táctica es


hablarte


y escucharte


construir con palabras


un puente indestructible


mi táctica es


quedarme en tu recuerdo


no sé cómo


ni sé


con qué pretexto


pero quedarme en vos


mi táctica es


ser franco


y saber que sos franca


y que no nos vendamos


simulacros


para que entre los dos


no haya telón


ni abismos


mi estrategia es


en cambio


más profunda y más


simple


mi estrategia es


que un día cualquiera


no sé cómo


ni sé


con qué pretexto


por fin

me necesites



El amor

 "El amor es sufrido, es benigno;
el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso,
no se envanece; no hace nada indebido,
no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;
 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta".

1 Corintios 13:4-7

Ustedes y nosotros


Ustedes cuando aman



exigen bienestar



una cama de cedro



y un colchón especial











nosotros cuando amamos



es fácil de arreglar



con sábanas qué bueno



sin sábanas da igual











ustedes cuando aman



calculan interés



y cuando se desaman



calculan otra vez











nosotros cuando amamos



es como renacer



y si nos desamamos



no la pasamos bien











ustedes cuando aman



son de otra magnitud



hay fotos chismes prensa



y el amor es un boom











nosotros cuando amamos



es un amor común



tan simple y tan sabroso



como tener salud











ustedes cuando aman



consultan el reloj



porque el tiempo que pierden



vale medio millón











nosotros cuando amamos



sin prisa y con fervor



gozamos y nos sale



barata la función











ustedes cuando aman



al analista van



él es quien dictamina



si lo hacen bien o mal











nosotros cuando amamos



sin tanta cortedad



el subconsciente piola



se pone a disfrutar











ustedes cuando aman



exigen bienestar



una cama de cedro



y un colchón especial











nosotros cuando amamos



es fácil de arreglar



con sábanas qué bueno



sin sábanas da igual.



Datos personales

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog